Hay dos tipos de narcisistas, según los estudios: ¿cuál eres tú?

Admitámoslo, vivimos en la época del narcisismo. No hace falta más que pasarse por la cuenta de Instagram de algún famoso, amigo (o quizá la tuya propia) y contar cuántas fotografías de sí mismo ha colgado en la red. Lo más importante somos nosotros mismos y, por supuesto, nuestro físico. En un mundo en el que las redes sociales son la norma, los rasgos narcisistas parecen estar en todas partes.

Pero hay algo mencionable: ser narcisista se considera un rasgo de personalidad patológico, similar a ser sádico, manipulador o incluso psicópata. Según informa ‘Science Alert’, un estudio de 2021 con 270 personas con una edad media de 20 años intentó averiguar por qué los narcisistas se involucran en comportamientos que resultan desagradables, como la autocomplacencia. Al final llegaron a la conclusión de que la mayoría no son en absoluto confiados, sino más bien inseguros.

Los narcisistas tienen muchas inseguridades y sentido de culpa, algo que contrasta con aquellos que exhibieron psicopatía, que mostraron niveles relativamente bajos de culpa.

Así, diferenciaron entre dos tipos de narcisistas: los vulnerables (que tienen baja autoestima, ansiedad por apego y son muy sensibles a las críticas) y los grandiosos (con una alta autoestima). La investigación ha ayudado a desentrañar las dos figuras mediante unas medidas que ayudaban a evaluar los niveles de diferentes rasgos, como podían ser la autoestima, el propio narcisismo y la psicopatía de cada uno de sus participantes. Los narcisistas tienen muchas inseguridades y sentido de culpa, algo que contrasta con aquellos que exhibieron psicopatía, que mostraron niveles relativamente bajos de culpa.

La inseguridad que tienen los narcisistas vulnerables les hace vacilar mucho y mostrarse continuamente, lo que lleva a que a los demás les desagrade su comportamiento y, a la vez, agrava sus inseguridades, llevando todo a un ciclo vicioso. Eso contrasta con los que exhiben un narcisismo grandioso, que creen genuinamente en su propia importancia desmesurada y no muestran signos de inseguridad. Para los investigadores, la diferencia entre los dos va más allá de eso.

Los que exhiben un narcisismo grandioso creen genuinamente en su propia importancia desmesurada y no muestran signos de inseguridad

Según fuentes de la investigación: “Postulamos que lo que antes se consideraba un narcisismo grandioso en realidad se entiende mejor como una manifestación conductual de la psicopatía” explicaron. Reconocen que se necesita más investigación en una población más diversa en escalas de tiempo más grandes para validar sus resultados. Pero estos nuevos hallazgos se alinean con otro estudio de 2017, en el que los escáneres cerebrales de hombres narcisistas revelaron angustia emocional y conflicto cuando se les mostraron fotos de ellos mismos.

De hecho, hay varias investigaciones contradictorias entre sí sobre si los narcisistas se gustan o no a sí mismos. Al definir con mayor precisión los dos tipos, podemos llegar a una mejor comprensión de sus comportamientos, ya que ambos tipos de narcisistas también pueden causar un daño real a las personas que los rodean. Y dejando a un lado las patologías, los rasgos narcisistas (alimentados por una sociedad más centrada en el enfoque individualista) se pueden ver reflejados en cómo decimos más “yo” que “nosotros”. Las tasas de aprobación diciéndonos a nosotros mismos que somos importantes, según los investigadores, aumentaron del 12 al 80% en adolescentes del 63 al 92.

“Postulamos que lo que antes se consideraba un narcisismo grandioso en realidad se entiende mejor como una manifestación conductual de la psicopatía”

Hacer alarde de nosotros mismos en las redes sociales es algo en lo que muchos participan, formando y alimentando colectivamente inseguridades sobre no encajar. Estos comportamientos están integrados en nosotros como una especie social obligatoria. Si bien los narcisistas son notoriamente buenos en el uso de las redes sociales, el hecho de que estas puedan aumentar el narcisismo ha sido menos concluyente, pero el estudio sugiere que sí producen un aumento en tales comportamientos.

Las redes sociales traen irremediablemente comparaciones y evaluación social constante, lo que exacerba inseguridades sobre la autoestima. Por lo tanto, la próxima vez que esté listo para descartar el comportamiento fanfarrón de alguien como engreimiento, podría valer la pena considerar que simplemente son… inseguros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La lengua humana puede ayudar a las personas ciegas a ver

Por qué cada vez más personas quieren trabajar desde casa