La verdadera manera en la que los egipcios construyeron las pirámides

Uno de los mayores misterios de la historia es cómo consiguieron los egipcios construir esas imponentes pirámides que todavía fascinan a los ojos de millones de turistas que las visitan en El Cairo. En muchas ocasiones se ha hablado de un sistema de rampas de arena, pero a día de hoy los expertos lo niegan. Lo cierto es que no son fáciles de construir, y no se cuenta con pruebas concluyentes que permitan afirmar cómo se hicieron. Les tuvo que costar algunos fracasos llegar a dar con la inclinación precisa para que no se viniera todo abajo y, efectivamente, están alineadas con la constelación de Orión.

Hay algo interesante, que se ha descubierto recientemente: cuando se construyeron hace 4.500 años, el Nilo tenía un ‘brazo comunicante’ que desapareció hace mucho tiempo, con altos niveles de agua, que habría ayudado a los trabajadores a transportar los materiales hasta el lugar de construcción, según un nuevo estudio, informa ‘Live Science’. Este descubrimiento se basa en hallazgos arqueológicos e históricos previos de que el Nilo tenía un brazo adicional que fluía por las pirámides.

Los antiguos paisajes acuáticos y los niveles más altos de los ríos dieron una ventaja a los constructores de las pirámides de Guiza

Al analizar muestras de polen antiguo tomadas de núcleos de tierra, está claro que “los antiguos paisajes acuáticos y los niveles más altos de los ríos” dieron una ventaja a los constructores de las pirámides de Guiza, y la investigación ha arrojado luz sobre cómo se elevaron las tumbas de Keops, Kefrén y Mikerinos. Los investigadores sabían desde hace décadas que esa rama del Nilo, se extendía hasta la meseta de Giza en la antigüedad, pero el nuevo proyecto tenía como objetivo encontrar exactamente cómo habían cambiado los niveles del agua en los últimos 8.000 años

Para reconstruir el pasado del Nilo, en mayo de 2019, el equipo perforó cinco núcleos en la llanura aluvial de Giza. Los investigadores midieron la cantidad de polen encontrada en diferentes partes de los núcleos para determinar cómo habían cambiado los niveles con el tiempo. Era lógico que los períodos de tiempo en los que el agua era abundante debían tener más polen que los períodos áridos.

Esto encaja bien con los hallazgos arqueológicos anteriores, que revelaron un puerto cerca de las pirámides

El análisis del polen reveló que en el momento en que los antiguos egipcios construyeron las pirámides de Giza, el agua era lo suficientemente abundante como para que la rama del Nilo hubiera fluido cerca. Era un canal natural en la época de la cuarta dinastía. El nivel del agua fue muy importante para la construcción de las pirámides, y de hecho parece casi imposible que se hubiera construido sin él. No se sabe con certeza cuándo se extinguió exactamente la rama, pero la investigación muestra que pudo ser hace aproximadamente unos 2.400 años.

Esto encaja bien con los hallazgos arqueológicos anteriores, que revelaron un puerto cerca de las pirámides, así como registros de papiros antiguos que detallan a los trabajadores que traían piedra caliza a Giza en barco. Quizá el clima tuviera más que ver con la construcción de estos magníficos templos, y menos con los extraterrestres. Habrá que seguir investigando, pero parece que cada vez la verdad está más cerca (y ahí fuera).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por qué los humanos no tienen cola

Qué pasaría si realmente hubiera coches voladores