Un portero comete error que acaba en gol

El tanto no le bastó al Cabinteely F.C. para ganar y provocó protestas del rival. No obstante, la jugada fue a todas luces legal.

Un portero comete error que acaba en gol
Un portero comete error que acaba en gol

Un portero de la segunda división del fútbol irlandés protagonizó el pasado fin de semana una escena digna de recordar, cuando, en un intento por parecer astuto, tuvo un descuido que el rival capitalizó con un gol en el último momento.

En el minuto 89, Tadhg Ryan, gurdameta del Galway —que ganaba 2-0—, recibió el balón y quiso retenerlo el mayor tiempo posible, incitando a uno de los delanteros del Cabinteely F.C. a ir hasta su portería por el esférico. La táctica funcionó: el contrario se barrió contra Ryan, pero este se salió con la suya y pudo agarrar la pelota.

El portero alegó una falta en su contra y dejó el balón en el suelo. Sin embargo, en un descuido, nuevamente lo levantó con las manos, sin percatarse de que estaba cometiendo una acción ilegal que se sanciona con un tiro indirecto para el rival. Fue entonces cuando un jugador del Cabinteely, plenamente habilitado por el árbitro, le quitó el balón a Ryan y cobró la infracción, que terminó en gol.

El tanto no le bastó a su equipo para ganar y provocó protestas por parte del Galway. De todas maneras, el árbitro actuó correctamente y de acuerdo al reglamento al habilitar la jugada, según The Guardian. Tadhg se pronunció al respecto en Twitter, insitiendo en que antes de su error le habían cometido una falta.”En cuanto al gol concedido, creo que las imágenes muestran claramente lo que sucedió”, escribió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dos hombres trepan cuatro pisos para salvar a un niño

Dos hombres trepan cuatro pisos para salvar a un niño

Un conejo con mala suerte escapa de las garras de un gato

Un conejo con mala suerte escapa de las garras de un gato